¿Los espacios abiertos en las oficinas realmente nos hacen más productivos?

Parece que hay un claro consenso sobre los espacios abiertos como sitios más productivos. Pero ¿por qué son considerados como tal?… 

Clásicamente conocemos por películas y fotografías de los 80s y 90s aquellos espacios que albergaban mini oficinas, donde laboraban día a día cientos de personas que parecían estar apretujados unos con otros. 

Esa imagen ha cambiado drásticamente a partir del año 2000 con la creación de oficinas con espacios abiertos. Psicólogos organizacionales consideraron que los espacios comunes por ser más abiertos aumentaban la creatividad y productividad de los trabajadores. 

Productividad vs Amplitud  

Se ha demostrado que los espacios abiertos mejoran las relaciones y comunicación entre los trabajadores de una empresa, algo que es elemental para la productividad y el desarrollo. 

Por otra parte, los espacios abiertos en las oficinas pueden ser aprovechados para albergar objetos que premien la creatividad. Los espacios cerrados limitan la mente, mientras que los espacios abiertos liberan un sinfín de posibilidades. 

Igualmente hay que mencionar que no todos los oficios requieren una oficina con espacios abiertos para ser productivos. Hay tareas que pueden limitarse a espacios reducidos sin comprometer la productividad de la empresa. 

Otros aspectos para ser productivos  

Brindar un espacio con buena iluminación, color, temperatura y que den sensación de abrigo puede significar un aumento de la productividad también. 

En un estudio realizado en España por la Consultora Aguirre Newman se demostró que en los espacios que brindan las características anteriores la productividad del trabajo puede incrementarse hasta en 20%. 

Para los ejecutivos relacionados con la creatividad e innovación se recomiendan espacios que: 

Tengan buena luz natural: la luz natural es la mejor luz y se ha comprobado que su uso agudiza el sentido de la vista, lo cual es elemental para lograr una mayor productividad. 

Haya contacto con la naturaleza: la naturaleza es una de las fuentes de inspiración más grandes, una oficina desde la que se observe un bosque, un río o un hermoso paisaje, es sencillamente irreemplazable.  

Los colores de las paredes sean claros: generalmente los colores claros aumentan la armonía y la sensación de paz en las oficinas y salones de clase. Pintar de blanco o colores muy claros es lo más recomendable siempre. 

Alberguen plantas y cuadros: Tener en la oficina un bonsái o plantas, le da sensación de tranquilidad y serenidad al lugar. Igualmente incluir cuadros con pinturas alusivas a paisajes abiertos mejora la experiencia del ejecutivo repercutiendo en la productividad de la empresa.